Bienvenida

El "Arte" es la manifestación física de la sensibilidad, sensualidad e intelectualidad del ser humano en toda actividad individual y social y según sea la intensidad de esa manifestación, la fuerza con que se ejerce, la convicción del o de los individuos que se expresan de una u otra manera, será el resultado obtenido y como ha de ser considerado dicho resultado

En los escalones superiores del "Arte" la genialidad en su afán expresivo concreta una o varias obras propias a las que denominamos "Obras de Arte"

En este espacio no pretendo calificar la obra de los distintos autores, solo intento descifrarlas y comentarlas según mi entender, decodificando el lenguaje desarrollado.

Agradeceré las visitas y también la critica constructiva a este espacio.


¡A todos un abrazo de bienvenida!


LA ABSTRACCIÓN EN ARTE ES LA MÁS ALTA EXPRESIÓN DE LIBERTAD CREATIVA DEL ESPÍRITU A.G.G.

"UN GRITO DE DOLOR NO ES UNA OBRA DE ARTE: PARA QUE EL GRITO SE TRANSFORME EN CANTO, ES NECESARIO QUE EL ARTISTA SE DESPRENDA DE SU DOLOR" Lieonello Venturi

CADA OBRA QUE USTED VISITA,OBSERVA, NECESITA DE SU COMENTARIO, EXPRESE SU SENTIR, SU PENSAR


viernes, 13 de julio de 2012

El Arte en el Siglo XXI

Hallé este tema en:
http://sensibilizarte.ning.com/forum/topics/hacia-donde-va-el-arte-en-el?xg_source=activity
Quedan invitados a debatir en los comentario en dicho enlace o en esta Mi Galería Virtual

Responder para Tricia el abril 1, 2011 a las 8:15pm


Comparto una lectura que me resultó interesante:

El Arte en el Siglo XXI

En la Edad Media, la iglesa censuraba toda obra de arte que no reflejara al mundo como creación de Dios (orden, ética y estética).

Durante el renacimiento, se generó una dependencia de la filosofía y de la ciencia (sistema de las bellas artes, lo racionalmente correcto).

En 1780, Kant libera al arte y le da su autonomía. Gracias a esto surgen los movimientos vanguardistas. Antes habían personas puntuales que se adelantaban a su tiempo pero, a partir de Kant, surgieron "movimientos" a los que se adhirieron miles de artistas de todas las disciplinas (romanticismo, impresionismo, expresionismo, arte conceptual). Tanto es así, que la política usaba al arte para legitimarse o para reprimir (como ejemplo de lo que no se debía hacer). La política tenía que atajar las cosas que iban surgiendo del arte.

Hoy (desde 1980), el arte a dejado de ser autónomo nuevamente. ¿De quién depende? Del mercado. El mercado por medio de los medios de comunicación y de otros medios no tan nobles (desempleo, individualismo, marginación) impone nuevamente los cánones de belleza que se “deben” respetar.
Los críticos dejan de criticar en base a la calidad y critican en base al acercamiento o alejamiento de la obra a los cánones impuestos.
Los productores hacen lo mismo (sólo financian las obras que respetan ésos cánones sagrados).
El artista, termina tranzando para poder comer. El movimiento de vanguardia se terminó ya que molestan a los inversores.

¿Cómo conseguir que la gente se sienta representada por un arte que no cambia en un mundo que sí cambia? Subdividiendo el mercado en nichos de mercado (se terminaron los temas humanos, ahora solo se habla a un nicho puntual) y, lo peor, reduciendo el símbolo a signo (cualquier pelotudez que salga por televisión es arte y cualquier pelotudo que venda mucho es un gran artista). El arte tiene que atajar las cosas que van surgiendo del mercado. Lo que antes era la iglesia, ahora es el mercado. Porque no nos engañemos, detrás de la Revolución Francesa estaba la burguesía, detrás del estado de bien estar estaba la burguesía y detrás del muro de Berlín estaba la burguesía.


EL ARTE Y LOS NOVENTA: En los noventa habían tres ideas dominantes: El fin de la historia, el fin de las ideologías y el fin de todo proyecto que no diera ganancia.
¿Para qué hacer arte nuevo si la historia se terminó?, ¿Para qué comunicar ideas y sentimientos si hay impuesta una idea única?, ¿Para qué hacer vanguardia si nunca es negocio?

Los artistas que recién empezábamos en los noventa estábamos acorralados, nada tenía sentido. A todo esto se le sumaba una visión subjetiva impuesta a nivel popular que sólo valoraba al famoso mediático que ganaba mucha plata. Si vos componías una sinfonía, la gente te preguntaba ¿Te hiciste famoso, ganaste plata? Si no lo hacías así, te podías meter la sinfonía en el culo.


EL SISTEMA Y EL ARTE: El sistema actual en el que se maneja el arte (me voy a referir particularmente a la música) es perjudicial para éste por tres motivos:

1) las características del negocio. 2) la dependencia de los medios masivos de comunicación (sobretodo la televisión). 3) el concepto que todo esto genera sobre lo que es el arte.

1. El problema del negocio es que por naturaleza propia busca recuperar la inversión de la forma mas segura. Lo “seguro” va en contra de la vanguardia y la vanguardia es lo que define al arte. Nadie a pasado a la historia por hacer mas de lo mismo, el arte se basa en la “genialidad”, “talento”, “creatividad”, “trabajo obsesivo” o como se lo quiera llamar. Todos conocen a Mozart, no a Salieri. Y, al margen de la supuesta “genialidad” de un artista, lo importante es que el arte expresa la subjetividad de una época y esta subjetividad, obviamente, cambia con el tiempo (el arte cambia porque el mundo cambia). Un inversor razona así: “si lo que se está vendiendo es un tipo de música x, entonces hay que poner la plata en ese tipo de música porque es mas seguro. Para qué voy invertir en otro tipo de música de la cual todavía no sabemos nada, es demasiado riesgo”. Cuando uno habla con algunas personas del negocio, dicen que en realidad gastan un porcentaje en grupos “diferentes”. ¿Qué quiere decir esto? Que hacen una encuesta en un cierto sector y ésta les dice que es lo que quiere esa gente (de esta forma piensan que captan la subjetividad de la época, creen que las mismas personas se lo van a decir). Entonces arman una banda pensando en esas características y a eso lo llaman “nuevo”. ¡La genialidad no sale en las encuestas! Justamente, algo es genial porque no es común, porque no es algo que se le ocurre a la mayoría. Si hubieran hecho una encuesta en el año 1963 hubiera salido que la gente quería una mezcla de Elvis, con Chuck Berry y Poul Anka (pero la realidad es que querían a The Beatles). Por eso es genial Jhon Lenon, porque pudo concretar algo que su generación sentía inconscientemente pero nadie lo podía, siquiera, decir en palabras. Lo mismo hubiera pasado con Beethoven (él fue el primero que supo expresar el sentimiento de la revolución francesa). O sea, la adaptación del arte a una estructura de “negocio” es un error que termina con el progreso del arte.

2. Los medios de comunicación, venden publicidad, la publicidad va dirigida a un sector que es el que potencialmente compra el producto, ese sector tiene ciertas características (económicas, sociales, ideológicas, biológicas, etc), si la publicidad no se adapta al sector, no funciona. O sea, el sistema de medios masivos de comunicación tiende a segmentar el mercado. A la hora de vender música, hace lo mismo. Genera “productos” musicales como “la cumbia” para los pobres, “el rock”para la clase media y media baja, “el pop” para la clase media alta y alta, “la música clásica” para Gerentes mayores de 45 años, “el tango” para los viejos o nostálgicos el folklore para los tradicionalistas, etc. Esto hace que cada sector escuche la música que supuestamente le corresponde y no tenga “cultura musical” (la cual se consigue solamente escuchando de todo). Presupones la subjetividad de la que hablábamos antes. Ya no sólo no permiten que el artista se exprese, sino que tampoco permiten que el pueblo se exprese. Un cierto sector del pueblo es catalogado como X y todos pasan a ser eso aunque no lo quieran. A todo esto se le agrega la unión de la publicidad con el negocio. Arman la música como armaron a Frankestain (hacen una encuesta y van juntando los cachitos de la banda según la información que tienen, pero la suma de las partes no forman el todo). Hoy por hoy, el negocio es la publicidad. Breatny Spears ganó 20 millones de dólares por venta de discos y 200 millones por la exclusividad con Pepsi. No es muy difícil darse cuenta a donde está el negocio. De hecho, cuando engordó por su primer embarazo, la obligaron a adelgazar bajo la amenaza de rescindirle el contrato (¿no era que era una cantante genial emergente de su generación?,¿Qué importa entonces si está gorda?, A nadie le importó que Elvis se pusiera gordo. ¿no será que a Pepsi no le gustan las gordas?). Lo mismo ocurre con los cantantes de todas las áreas en Argentina. De repente vemos cantantes de folklore, tango, jazz y pop, vestidos exactamente igual y diciendo las mismas boludeces (todo muy Miami, ni siquiera es un estándar argentino, van con camisita o una super minifalda en pleno invierno con 3 grados bajo cero). ¿Se siente lo mismo en Argentina y en Miami? ¿Los latinos son todos iguales? O sea, no solo no dejan expresarse al artista ni al pueblo, sino que, además, les imponen lo que tienen que sentir (al artista y al pueblo).

3. Todo esto genera un concepto sobre el arte que es totalmente reductivo. Reduce el arte a un adorno, a una cosa linda que no piensa ni siente, a un acompañante para las relaciones sociales con personas de tu mismo “target”. El arte dejó de ser sólo una cuestión de estética hace mas de 200 años. ¿Qué hubiera sido de la revolución francesa sin Beethoven o Caron de Beaumarchais (que escribió “las bodas de fígaro” y luego de esto comenzaron los atentados contra la corona francesa), de la revolución conservadora alemana sin Wagner, de los revolucionarios años 60 sin Jhon Lenon, de la popularización del inconsciente Freudiano sin Dalí, de los nuevos conocimientos en biología y física sin Da Vinci? El arte moviliza masas, educa, investiga, expresa subjetividades que todavía no están significadas en la sociedad, filosofa, etc. Y, fundamentalmente, es la característica mas humana de todas (no todos los pueblos tuvieron ciencia y filosofía, pero todos tienen arte). Dicen que si una gran guerra nuclear termina con todo, nos vamos a dar cuenta de que el hombre volvió a surgir, sólo si vuelve a haber arte. Incluso tanto Heidegger como Nietzsche hablan de la verdad del arte como superior a la de la ciencia, la filosofía y la religión.

Como dice Badiou: “A la verdad sólo se llega de dos formas: por un matema o por un poema”.


Fuente:

1 comentario:

  1. MUY BUENA SINTESIS DEL MOMENTO QUE NOS TOCA VIVIR. GRACIAS POR COMPARTIRLO. UN ABRAZO. LILIANA

    ResponderEliminar

Su comentario es necesario para completar la obra observada... Gracias por su tiempo...