Bienvenida

El "Arte" es la manifestación física de la sensibilidad, sensualidad e intelectualidad del ser humano en toda actividad individual y social y según sea la intensidad de esa manifestación, la fuerza con que se ejerce, la convicción del o de los individuos que se expresan de una u otra manera, será el resultado obtenido y como ha de ser considerado dicho resultado

En los escalones superiores del "Arte" la genialidad en su afán expresivo concreta una o varias obras propias a las que denominamos "Obras de Arte"

En este espacio no pretendo calificar la obra de los distintos autores, solo intento descifrarlas y comentarlas según mi entender, decodificando el lenguaje desarrollado.

Agradeceré las visitas y también la critica constructiva a este espacio.


¡A todos un abrazo de bienvenida!


LA ABSTRACCIÓN EN ARTE ES LA MÁS ALTA EXPRESIÓN DE LIBERTAD CREATIVA DEL ESPÍRITU A.G.G.

"UN GRITO DE DOLOR NO ES UNA OBRA DE ARTE: PARA QUE EL GRITO SE TRANSFORME EN CANTO, ES NECESARIO QUE EL ARTISTA SE DESPRENDA DE SU DOLOR" Lieonello Venturi

CADA OBRA QUE USTED VISITA,OBSERVA, NECESITA DE SU COMENTARIO, EXPRESE SU SENTIR, SU PENSAR


domingo, 5 de junio de 2011

"Arte y responsabilidad" - Bajtín, Mijaíl, Traducción a cargo de Tatiana Bubnova.

He hallado esta exelente meditación sobre el arte y la vida y deseo compartirla  con ustedes pues me identifico con dicho pansamiento...


http://margendelectura.blogspot.com/2010/12/mijail-bajtin-arte-y-responsabilidad.html 


Mijaíl Bajtín, , “Arte y responsabilidad”, Estética de la creación verbal, Buenos Aires, Siglo XXI, 2008. Traducción a cargo de Tatiana Bubnova.

Un todo es mecánico si sus elementos están unidos solamente en el espacio y en el tiempo mediante una relación externa y no están impregnados de la unidad interior del sentido. Las partes de un todo semejante, aunque estén juntas y se toquen, en sí son ajenas una a otra.


Tres áreas de la cultura humana -la ciencia, el arte, la vida- cobran unidad sólo en una personalidad que las hace participar en su unidad. Pero su vínculo puede llegar a ser mecánico y externo. Es más, casi siempre sucede así. El artista y el hombre se unen de una manera ingenua, con frecuencia mecánica, en una sola personalidad; el hombre provisionalmente se retira de la "turbación de la vida" hacia la creación, al mundo de "la inspiración, dulces sonidos y oraciones".* ¿Qué es lo que resulta? El arte es demasiado atrevido y autosuficiente, demasiado patético, porque no tiene que responsabilizarse por la vida, la cual, por supuesto, no puede seguir a un arte semejante. "Y cómo podríamos seguirlo -dice la vida-; para eso es el arte, y nosotros nos atenemos a la prosa de la existencia."


Cuando el hombre se encuentra en el arte, no está en la vida, y al revés. Entre ambos no hay unidad y penetración mutua de lo interior en la unidad de la personalidad.


¿Qué es lo que garantiza un nexo interno entre los elementos de una personalidad? Solamente la unidad responsable. Yo debo responder con mi vida por aquello que he vivido y comprendido en el arte, para que todo lo vivido y comprendido no permaneza sin acción en la vida. Pero con la responsabilidad se relaciona la culpa. La vida y el arte no sólo deben cargar con una responsabilidad recíproca, sino también con la culpa. Un poeta debe recordar que su poesía es la culpable de la trivialidad de la vida, y el hombre en la vida ha de saber que su falta de exigencia y de seriedad en sus problemas existenciales son culpables de la esterilidad del arte. La personalidad debe ser plenamente responsable: todos sus momentos no sólo tienen que acomodarse juntos en la serie temporal de su vida, sino que también deben compenetrarse mutuamente en la unidad de culpa y responsabilidad.


Y es inútil justificar la irresponsabilidad por la "inspiración." La inspiración que menosprecia la vida y es igualmente subestimada por la vida, no es inspiración sino obsesión. Un sentido correcto y no usurpador de todas las cuestiones viejas acerca de la correlación entre el arte y la vida, acerca del arte puro, etc., su pathos verdadero, consiste solamente en el hecho de que tanto el arte como la vida quieren facilitar su tarea, deshacerse de la responsabilidad, porque es más fácil crear sin responsabilizarse por la vida y porque es más fácil vivir sin tomar en cuenta el arte.


El arte y la vida no son lo mismo, pero deben convertirse en mí en algo unitario, dentro de la unidad de mi responsabilidad.

* Pushkin (T.)

Nota aclaratoria:

Ésta es la primera aparición conocida de M. Bajtín en la prensa. Por primera vez se publicó en la antología de Día del arte (Nevel, 1919, 13 de septiembre, pp. 3 y 4). El autor vivió y trabajó en Nevel en 1918-1920, después de graduarse en la Universidad de San Peterburgo. El artículo se reimprimió en Voprosy literatury (Nº 6, 1977, pp. 307 y 308, edición de Iu Galperin).

2 comentarios:

  1. Hay muy poco que añadir al pensamiento de Mijaíl Bajtín, él llena toda la expresión en el arte con su arrebatadora personalidad.

    Muchas gracias, Antonio por compartir esta meditación de tan ilustre autoría.

    Un abrazo, Luz

    ResponderEliminar
  2. Os proponemos un museo donde la vida y el arte están realmente unido. Vente a visitar el Museo Esperanza. Situado en los barrios más pobres del planeta, este Museo alberga grandes obras de arte que nunca llegaron a hacerse y que permanecen en algún lugar en las mentes y corazones de niños y niñas, que no tuvieron acceso a los recursos necesarios para desarrollar sus capacidades. ¡Vente! Aún podemos llegar a tiempo de mejorar la vida de muchos niños, niñas y jóvenes de nuestro mundo http://museoesperanza.wordpress.com

    ResponderEliminar

Su comentario es necesario para completar la obra observada... Gracias por su tiempo...